EL 80% DE LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA DE LA UAM APOYARÍA LA DIMISIÓN DE LOS EQUIPOS DE GOBIERNO

La Coordinadora de Cantoblanco por la Defensa de los Servicios Públicos y la Plataforma de Trabajadorxsuam organizó el 6 de febrero un acto de presentación de los resultados de la consulta que se llevó a cabo en la UAM en el mes de diciembre de 2013. Ésta tomaba el pulso a la comunidad universitaria de la UAM (estudiantes, personal de administración e investigación y profesorado) con respecto a su (o)posición sobre las decisiones adoptadas por el Ministerio y la Comunidad de Madrid, así como su apoyo a diferentes acciones posibles desde la universidad. Participaron 1.546 personas, lo que en términos de representatividad, nos sitúa bien por encima de las encuestas del CIS.

 CONSENSO (92,8%) EN CONTRA DE LAS MEDIDAS QUE PRETENDEN ACABAR CON EL CARÁCTER PÚBLICO Y DE SERVICIO DE LA UNIVERSIDAD

La consulta muestra un amplio consenso en contra de la agresión a la universidad pública. Se muestra un fuerte acuerdo con la puesta en marcha de diferentes acciones o medidas, como la organización de actos informativos, aulas en la calle, manifestaciones, cierre institucional o Claustros extraordinarios, pasando por un significativo apoyo a la huelga (de un 30 a un 50%). Quizás lo más llamativo es el fuerte sostén que las personas consultadas darían a una dimisión de los equipos de gobierno (un 80% se muestra muy o bastante de acuerdo) en una exigencia de responsabilidad y como medida de presión frente a las agresiones del Estado y la Comunidad Autónoma.

CRÍTICA A LOS EQUIPOS DE GOBIERNO Y EXIGENCIAS CONCRETAS DE TRANSPARENCIA EN LA GESTIÓN Y DEFENSA PRO-ACTIVA DE LA UNIVERSIDAD PÚBLICA

El acto se enriqueció con las aportaciones de las personas asistentes. Desde el público intervinieron algunos cargos académicos, como el decano de la Facultad de Ciencias, que situó el problema en la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y en sus políticas de recorte del gasto en Educación Superior. El vicerrector de Relaciones Institucionales y Empleabilidad de la UAM habló de una “crisis estructural de modelo”. Mostró la disponibilidad del equipo de gobierno a mantener reuniones con la comunidad universitaria, pero aquel fue criticado duramente desde el público por lo que ha sido su actitud hasta el momento, bien contraria. Se le señaló una vez más las dificultades que desde el Rectorado habitualmente se ponen a la realización de acciones de movilización (incluso cuando se trata de simples actos informativos o de petición de lectura pública de comunicados), así como a la falta de transparencia en la gestión de la Universidad Autónoma de Madrid. En este sentido, se mencionó la absoluta ausencia de información sobre las innumerables privatizaciones de diferentes servicios: deportes, distribución de correo o provisión de carnets universitarios a personal y estudiantes, mencionando asimismo el caso del Campus de Excelencia o la polémica megaconstrucción de la Plaza Mayor de la UAM. Desde las intervenciones del público se instó a que las autoridades académicas dejaran de poner el peso de la culpa exclusivamente en la Comunidad de Madrid, que asumieran – si ese fuera el caso- sus responsabilidades en el proceso de desmantelamiento de la universidad pública y que tomaran las riendas de su defensa, rompiendo con lo que ha sido la actitud dominante de la mayoría hasta el momento, pasiva en el mejor de los casos. El caso de la lucha contra la privatización de la Sanidad pública en Madrid, que ha contado con el apoyo de los propios dirigentes de centros sanitarios, lo cual ha mantenido una fuerte movilización y ha conducido a algunas victorias, fue puesto como contraejemplo de la universidad pública madrileña, interpelando a las autoridades académicas a imitar el modelo de resistencia de la sanidad y a ponerse al frente de ella.

¿QUÉ HACEMOS CON LA CONTRARREFORMA UNIVERSITARIA? ¿CUÁLES SON LOS RETOS Y LAS AMENAZAS?

Los retos exigen una respuesta contundente y coordinada. A la amenaza del ministro Wert sobre la contrarreforma de la enseñanza superior como próximo objetivo, se suma la situación ya creada en estos años. Por no citar más que algunos ejemplos: el progresivo e imparable deterioro de las condiciones de trabajo del personal de administración y servicios; el más que dudoso futuro del profesorado no permanente con respecto a la continuidad de su carrera académica; la precarización de las condiciones de trabajo del profesorado en general y las continuas rebajas salariales; las hipotecas del Campus de Excelencia y la Plaza Mayor; el brutal proceso de privatización de servicios universitarios que van siendo troceados y vendidos a empresas grandes y pequeñas que, buscando su propio beneficio, reducen a la nada la prestación del servicio, recayendo muchas veces el trabajo en el propio PAS de nuestra universidad y por tanto, contribuyendo aún más al deterioro de sus condiciones laborales; la irreversible exclusión de la enseñanza superior de capas cada vez más amplias de la población, que a un empeoramiento generalizado de sus condiciones de vida, añade la insoportable subida de las tasas ¿Qué podemos hacer con todo esto, como miembros de la comunidad universitaria y como personas defensoras de la educación superior pública? 

 

OTRA UNIVERSIDAD ES POSIBLE: POR UNA UNIVERSIDAD PÚBLICA TRANSPARENTE, DEMOCRÁTICA Y CON CAPACIDAD FORMADORA Y TRANSFORMADORA

La consulta muestra que frente a un aparente inmovilismo, la comunidad universitaria es muy crítica con la situación actual. Trabajemos para ir cerrando la brecha entre las posturas inconformistas y críticas y la implicación activa. Este proceso NO ES IRREVERSIBLE. La acción es la clave para el cambio.

Desde la mesa, el decano de Psicología, que participa desde el principio en los movimientos que organizaron el acto, apostó por el modelo horizontal y asambleario que ha puesto en marcha el nuevo equipo decanal, como un mecanismo posible de reversión de la situación actual. Se resaltó la importancia de aprovechar los mecanismos de participación ya existentes en la universidad, como el Claustro, y luchar contra su nada azarosa banalización actual. Se necesitan propuestas pro-activas, estructuradas y técnicamente viables. Éstas se han construido en Psicología sobre una alternativa desde abajo, en la que el movimiento y las redes informales fueron fundamentales y permitieron la elaboración de una modelo de candidatura diferente. El decano de Psicología planteó un “podemos” que el equipo va a llevar hasta la elaboración de los presupuestos participativos.

En la universidad pública tenemos capacidad de trabajo y fuerza suficiente como para plantear modos de acción que consigan transformar la situación actual. Nuestras acciones y esfuerzos tienen consecuencias, aunque no sean observables en  “tiempo real”. La movilización, por pequeña que sea, crea espacios políticos y cuestiona el poder.

Luchemos por una universidad democrática, por una gestión transparente y por el mantenimiento de la universidad como servicio público.

 Contra la privatización de la universidad.

 Contra la elitización de la educación superior.

 ¡Defendamos la universidad pública!

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s