¿Qué ocurrió en la Inauguración del Curso Académico en Madrid?


Los hechos por fortuna no son muy difíciles de narrar. Tras un primer intento de enfriar una posible respuesta de la comunidad académica desviando el acto a una sede fuera del Campus -en el entorno del Hospital de La Paz- la Presidenta Esperanza Aguirre optó por dejar a Jon Juaristi solo ante la más que previsible protesta de profesores, alumnos, y PAS. No creo que nadie pudiera esperar otra cosa y eso fue lo que sucedió.

Pese a los intentos del Rector de la UAM por hacer que el acto tuviera lugar, los ánimos no estaban para eso. Unos creen que se trata de una falta de respeto a las instituciones, otros una simple consecuencia del clima creado por nuestros responsables políticos. Creemos que hay razones de sobra para protestar y que hacerlo sin el empleo de la violencia es algo que se atiene perfectamente a nuestras tradiciones. No decirle a nuestros responsables lo que deben esperar de nosotros sería faltar a la verdad y eso no nos lo podemos permitir. De veras que lo sentimos, pero es lo que hay.

Durante el acto los silbidos y consignas fueron constantes impidiendo que la Secretaria General se hiciera entender, pese a ello en ningún momento hubo violencia, ni tan siquiera amenazas o gestos inapropiados. Ahora se intenta encausar a aquellos que pedían -en una pancarta- mandar a la hoguera a nuestros políticos y que le deseaban la muerte a la Presidenta Aguirre. Bonito quizá no está, pero no creo que a nadie se le escape que la reacción de nuestras autoridades les retrata perfectamente. Solo ellos pueden meternos miedo.

Aunque las cámaras lo dejan claro, aquella sala no estaba repleta de estudiantes exaltados precedentes de oscuras conspiraciones antisistema. Yo pude contar, porque los conozco, muchos de nuestros catedráticos y profesores de mayor relieve. No eran radicales, ni tan siquiera exaltados, es gente decente asustada, como yo y todos, con el futuro de la Universidad pública en España.

Esta es la razón por la que el Decano de la Facultad de Filosofía de la UAM Antonio Cascón, nos convocó a asistir para abandonar con él la sala en el momento en que el respresentante de la CAM tomara la palabra. Obsérvese, un Decano, no un perro flauta, ni uno de aquellos que Juaristi señalaba como responsables del desmán. Y así se hizo. En el momento en que el Director General de Universidades se dirigía al estrado, Cascón, secundado al final por la Decana de Ciencias de la UAM se levantó seguido por los miembros de sus facultades que abarrotaban la sala. El final es bien conocido: Juaristi entonando un Gaudeamus que ni siente, ni le representa. Y que probablemente no se sabe.

Eso fue todo, que no es poco, y que sirve o así me lo parece para ilustrar perfectamente el curso que nos espera. Quien aún piense que puede, con ciertos altibajos, ser un curso normal debería perder toda esperanza: no lo va a ser, como nada en este país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s